La importancia de las cervicales

Ya sabemos que las cervicales acostumbran a molestar a la mayoría de la población, de lo que posiblemente no somos conscientes es de los problemas que pueden surgir con un mal funcionamiento de las cervicales.

La columna cervical está formada por siete vértebras, la primera vértebra está situada justamente por debajo del occipital, un hueso que se encuentra en la base del cráneo, el cual está agujereado y es por ahí por donde pasa la médula espinal. Ésta queda protegida por todo el conjunto de vértebras de la columna. Los impulsos nerviosos circulan desde y hacia el cerebro por la médula espinal mediante el sistema nervioso periférico (SNP). El SNP es un sistema complejo nervioso desde donde salen las raíces nerviosas espinales. Estos nervios circulan fuera del canal o médula espinal hasta los órganos, brazos, piernas, dedos…por todo el cuerpo. Las vértebras cervicales se relacionan entre ellas mediante articulaciones, manteniendo una distancia gracias a los discos intervertebrales, con una musculatura y unos ligamentos que permiten realizar el movimiento. Estas vertebras son las más diminutas y móviles de la columna, ya que la zona cervical soporta los cambios de movimiento más intensos causados por el movimiento de la cabeza

La zona cervical es la encargada, entre muchas otras cosas, de controlar la postura, conocer la posición de la cabeza con relación al cuerpo y la disociación de los ojos y cabeza. Después de un movimiento brusco como puede ser un accidente de tránsito, estos tres factores pueden quedar alterados y se debe restablecer, sino puede provocar dolor cervical, dolor de cabeza, alteraciones sensoriales y dolores radiculares (adormecimiento de alguna zona del brazo).

La primera vértebra cervical tiene dos agujeros por donde pasa la arteria vertebral, que lleva toda la irrigación de los músculos cervicales hacia la cabeza y la cervical. Una rotación, mal posición o compresión en esta zona puede provocar dolores de cabeza por la falta de irrigación. Esto es tratable y la mejoría es espectacular.

El movimiento cervical va muy ligado al movimiento de la extremidad superior, por un problema en el brazo se puede dar y normalmente se da, dolor cervical . Pasa lo mismo al revés, por dolor cervical prolongado puede aparecer un dolor en el brazo que se puede confundir con una tendinitis de hombro.

Las cervicales son una pequeña parte de nuestro cuerpo pero demasiado importante para no cuidarlo.


Comments

  1. Fisioterapia a Domicilio - 15 de enero de 2017 at 5:17 - Responder

    Muchas gracias por la info!!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

He leído y acepto el Aviso Legal