La Fisioterapia del suelo pélvico + Indiba® = mejores resultados

Unos meses atrás, en nuestro blog, ya hablamos de Indiba® y de las razones por las que, en Kilabe, habíamos decidido incorporar este aparato de radiofrecuencia como elemento de apoyo a la terapia manual durante nuestras sesiones.

Hoy le queremos hablar específicamente de las disfunciones en la zona abdominopelviana y como, los fisioterapeutas especializados en Suelo Pélvico, como nosotros, podemos tratar también con Indiba® a los pacientes durante las sesiones, para optimizar la mejora en sus patologías.

A grandes rasgos, con este tratamiento regenerativo e indoloro, en mujeres podemos conseguir:

  • La reducción de la incontinencia, que puede afectar el sistema ligamentoso visceral, el sistema aponeurótico perineal y puede conllevar una hipotonía muscular pélvica (es decir, el bajo tono muscular en esta zona).
  • La recuperación de forma más rápida de los desgarros musculares y las episiotomías, que son las incisiones quirúrgicas que se realizan en la zona del perineo femenino durante el parto, para abreviar y facilitar la salida del feto.
  • La mejora de la capacidad de los músculos pélvicos para contraerse y relajarse, reduciendo el dolor.
  • La mejora de la sequedad vaginal, muy frecuente en la menopausia.
  • La recuperación posparto, durante el cual se producen grandes cambios morfológicos en los tejidos. Gracias a los tratamientos que realizamos, podemos provocar cambios para normalizar su estado.
  • La recuperación posterior a una cesárea, tratándose el tejido cicatrizal.
  • La reducción del dolor crónico y agudo, del cual también hablamos en este artículo en marzo del año pasando.

Aunque se pueda pensar lo contrario, los hombres también pueden sufrir problemas en su Suelo Pélvico y la zona pelviperineal. Las causas pueden ser diversas. Estas son algunas de las patologías que la Indiba® puede contribuir a resolver, como apoyo a las sesiones habituales, en hombres:

  • Inflamación en la zona.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Incontinencia urinaria.
  • Prostatitis, es decir, inflamación en la próstata, que puede conllevar dificultad o dolor en orinar.
  • Secuelas post-cirugía, como en las mujeres. Cicatrices, adherencias, tejido con alteraciones en el ámbito morfológico.
  • Hemorroides (también llamadas morenas), es decir, dilataciones de una vena en la zona del ano o el recto.
  • Fisuras anales.

Los especialistas en suelo pélvico sabemos que muchos problemas que a menudo afectan a la zona pelviperineal tienen solución. En muchas ocasiones, podemos mejorar la sintomatología de los pacientes y este notan un cambio que afecta, en mayor o menor medida, a su calidad de vida. Cuando la solución, o parte de ella, es competencia de otro profesional, derivamos el paciente a este (Ginecólogo, Urólogo, Andrólogo …).

Los problemas de Suelo pélvico deterioran la calidad de vida de muchas personas. Hasta hace poco, el responsable de tantas patologías en mujeres y hombres era un gran desconocido. Pero gracias al trabajo que realizamos para fomentar el ejercicio y prevención de patologías, y sobre todo, los tratamientos específicos, la mayoría de patologías actuales tienen resolución.

Si usted contacta con nosotros y nos habla sobre la patología que sufre, seguro que podemos ayudarle.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

He leído y acepto el Aviso Legal

Contacto mediante WhatsApp
Contacto mediante WhatsApp