El masaje Perineal

Antes del parto es importante concienciarse de la importancia de conservar los tejidos de la musculatura del suelo pélvico. Estos son los encargados de sostener a las vísceras pelvianas (útero, vejiga, recto), de controlar la fuerza de los esfínteres y de las heces, que producen la continencia de orina y de heces. También tiene relación directa con los órganos sexuales.

La episiotomía es el corte que realizan los ginecólogos en el momento de la salida del bebé porque los tejidos del suelo pélvico no se dilatan correctamente y eso puede provocar la ruptura de los tejidos de la musculatura perineal.

Estos músculos se pueden preparar mientras transcurre el embarazo haciendo masaje perineal, que servirá para redirigir las fibras y elastificar los tejidos para que la dilatación sea buena y eficaz y el bebé pueda salir sin perjudicar a la madre.

Es importante tanto para la madre, como para el padre (han de seguir teniendo una relación de pareja sin ningún impedimento).

Las consecuencias de una episiotomía son:

  • Pérdida de la fuerza de la musculatura del suelo pélvico
  • Problemas de la cicatrización, al ser una zona húmeda constantemente es más complicado de cerrar.
  • Dolor a la fricción o constante en la zona de la cicatriz y de alrededores, al cortar no respetan ni músculos ni nervios.
  • Un retardo considerable en la recuperación del parto, las madres dicen que lo que más les molesta es la cicatriz.

Hay estudios que demuestran que de las madres que se realizan el masaje perineal a partir del 5º mes al 90% no se les practica la episiotomía.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

He leído y acepto el Aviso Legal