3 motivos para visitar, de vez en cuando, a tu fisioterapeuta

La Fisioterapia es un tipo de tratamiento terapéutico que ayuda a los pacientes a recuperarse después de haber sufrido una operación o una lesión importante. Los fisioterapeutas atendemos niños, personas muy jóvenes y también adultos y seniors. Existen especialidades pediátricas, oncológicas y también respiratorias de la fisioterapia.

Pero los fisioterapeutas también podemos ayudarle periódicamente, a través de sesiones, a recuperar su movilidad y tratar otros aspectos de la salud que no son tan traumáticos como una lesión, pero que tienen importancia y nos restan calidad de vida.

Así pues, cuáles son los motivos para hacer, de forma periódica, una visita al fisioterapeuta?

Hay lesiones más peligrosas de lo que puede parecer

Podemos sufrir un golpe o un torçament debido a un resbalón y pensar que tiene menos importancia de la que en realidad tiene. Hay lesiones que, por leves que parezcan, pueden convertirse en complicadas de tratar si no se atienden cuando toca. Un diagnóstico preciso y preciso permitirá no someter a más esfuerzo del necesario la articulación o músculo y recibir un tratamiento adecuado para eliminar los efectos de una lesión leve que no ha sido tratada y que el cuerpo resuelve, por sí mismo, compensándose la posturalmente.

La movilidad de los músculos y articulaciones que disminuye día a día

Cuando llegamos a una edad avanzada, o bien por culpa de la postura y carga muscular a la que sometemos nuestro cuerpo en casa o en el trabajo, es posible que nuestra movilidad se vea afectada y, de forma puntual o permanente, sufrimos dolor leve en una zona del cuerpo. La Fisioterapia nos ayudará, a través de una o más sesiones, a recuperar una postura correcta, restablecer la movilidad en las articulaciones que tenemos cargadas o contracturadas. Además, aprenderemos una serie de ejercicios que nos permitirán compensar las tensiones musculares o articulares y nos ayudarán a no agravar o cronificarse las molestias.

Dolores que convierten crónicos: cuando los calmantes ya no sirven

Si sufrimos un dolor moderado o grave y tomamos calmantes o antiinflamatorios pensando que esto les hará desaparecer, es posible que nos equivoquemos de todas todas. La Fisioterapia nos ayuda a diagnosticar la verdadera raíz de nuestra tensión y dolor. Tratando el problema desde el origen, evitaremos el uso de medicación innecesaria. Impediremos que la utilización continuada (crónica) de calmantes “disfrace” las patologías reales y contribuyan a crear nuevos problemas por nuestro cuerpo.

No debemos olvidar nunca que, cuando sufrimos dolor, significa que algo no funciona bien: actuar ante este mensaje de nuestro cuerpo ayudará a que pequeños dolores no sean más importantes, o incluso crónicos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

He leído y acepto el Aviso Legal